El Concepto de Costos ABC

El concepto de costos se basa en la medida del total de recursos que consume un proceso, producto o servicio, valuada en términos monetarios (dinero). El realizar una buena clasificación y asignación de los costos, permite conocer la rentabilidad que genera cada producto, servicio o proceso, por lo que muy importante lograr una asignación de costos que refleje el consumo real de recursos por cada segmento de negocio. Existen diferentes metodologías para la medición de los costos. La selección depende de las necesidades y el objetivo que se pretende lograr con el costeo. Algunas nombres que se dan al sistema de costos ABC son:

Costos Basados en Actividad

Activity-Based Costing (ABC)

Costeo Basado en Actividades

El costeo basado en actividades (o costos basados en actividad) es una metodología que permite realizar un costeo estratégico de actividades, procesos, productos, clientes, canales de distribución, familias de producto, distribuidoras, sucursales, regiones de venta, o cualquier segmento de negocio que se desee medir. La metodología se basa en que, a través de drivers o inductores de costos, se hace la asignación de los costos a los diferentes productos, canales o clientes, en función a consumo de recursos y a la demanda de actividades que cada uno de los segmentos tiene. De esta forma el costeo se hace mucho más preciso y orientado a responder la las preguntas de negocio más importantes como: ¿cuáles son los productos o servicios más rentables y cuales hacen perder dinero? ¿qué clientes agregan valor a la compañía y cuáles lo destruyen? ¿qué portafolios de producto es rentable en cada región de ventas? Un costeo estratégico permite tomar acciones de reducción de costos, de asignación correcta de recursos con un enfoque hacia obtener rentabilidad en la organización. Adicionalmente un costeo estratégico permite identificar indicadores financieros y no financieros que permiten hacer una mejor gestión de negocio, como son: El costo por entrega de producto o número de cajas entregadas por visita, o bien el número de solicitudes de crédito por tipo de crédito o por ejecutivo, entre otros indicadores. Existen además, diferentes clasificaciones de los costos. En función a su comportamiento los costos se pueden clasificar en fijos y variables, y en función a qué tanto se relacionan con un producto o servicio, se clasifican en directos e indirectos. Tanto los costos directos como los indirectos, fijos o variables de las organizaciones se pueden reducir. Para reducirlos, lo primero que se debe tomar en cuenta es No afectar la operación. Para ello se requiere de contar con una metodología establecida y probada que lleve más que a reducir costos, a mejorar la eficiencia de los procesos haciendo que el consumo de recursos maximice el resultado.